Cuidados del oído: consejos para cuidados auditivos

Es normal que con el tiempo vayamos perdiendo facultades y, entre ellas, la pérdida auditiva. Esto es algo inevitable, pero lo que sí que está en nuestras manos es introducir pequeños cambios en nuestros hábitos cotidianos que nos ayuden a cuidar nuestros oídos.

Tener una buena salud auditiva nos permite relacionarnos y entablar conversaciones con nuestro entorno con mayor facilidad. Por eso, es importante darle la importancia que merece al cuidado de nuestros oídos y en Óptica & Audiología Universitaria queremos darte algunos consejos auditivos para los cuidados del oído.

niños escuchando música

¿Cómo debo limpiar mis oídos?

Limpiar correctamente tus oídos es una de las claves más importantes para los cuidados del oído, ya que se suele hacer de forma incorrecta y a largo plazo puede resultar perjudicial para tu audición.

Seguro que más de una vez te han dicho que uses bastoncillos de algodón para sacar la cera de tus oídos y, sin embargo, es uno de los errores más comunes. El cerumen es necesario para el buen cuidado de los oídos, y es que sirve para protegerlos y evitar que entren gérmenes y bacterias a las que se ven expuestos tus oídos a lo largo del día y que pueden producir infecciones.

Limpiar correctamente los oídos es algo mucho más sencillo, puesto que solamente con el agua que cae cuando te limpias el pelo en la ducha ya es suficiente para que tus oídos se limpien. Lo único que deberás procurar es no secarlos bruscamente y evitar el uso de productos que no hayan sido recomendados por tu médico.

Consejos para los cuidados del oído

Seguir una rutina para los cuidados del oído es una tarea muy sencilla y que no te supondrá un sobreesfuerzo en tu día a día. Simplemente se trata de introducir buenos hábitos nuevos y evitar otros de no tan buenos.

  • Rodéate de sonidos agradables para los oídos. Tus oídos agradecerán sonidos relajantes, y con más motivo todavía si en el día a día están habituados a lidiar con sonidos bruscos y fuertes. Tus oídos necesitan sonidos gratos como el de la lluvia cayendo sobre las ventanas o el crujido de las ramas de los árboles, que te ayudarán a rebajar los niveles de estrés.
  • Revisa tu salud auditiva periódicamente. Es importante detectar a tiempo cualquier anomalía en tu salud auditiva, así que es importante que acudas a tu especialista a revisar tus oídos, especialmente a partir de los 50 años.
  • Sigue una buena rutina de limpieza de tus oídos. Tal y como te hemos indicado, evita el uso de bastoncillos, ya que con el agua de la ducha ya es suficiente para tus oídos.
  • No uses auriculares más de una hora al día. Los especialistas recomiendan que no usemos aparatos electrónicos por más de 60 minutos al día y que no tengamos el volumen a más del 60%, ya que eso podría acarrear daños graves para tu salud auditiva.
cascos del móvil
  • Protégete si trabajas en ambientes en los que hay mucho ruido. Asegúrate de que estás usando tapones o cascos aislantes correctamente si trabajas en lugares muy ruidosos, ya que la exposición continuada a ruidos tan fuertes terminará siendo perjudicial para tus oídos.

Consejos para los cuidados del oído en niños

Cuando hablamos de los cuidados del oído de los más pequeños de la casa hay que tener en cuenta ciertas consideraciones e incrementar ese cuidado debido a la fragilidad de su sistema auditivo, que aún está en pleno desarrollo. Por eso, se recomienda que los niños, y sobre todo los recién nacidos, no estén expuestos a ruidos fuertes como conciertos o petardos. Si no se puede evitar, habría que intentar reducir el tiempo de exposición a estos sonidos.

También es muy importante que se protejan los oídos de los niños del frío para evitar infecciones como la otitis, muy común entre los pequeños. Para eso, es mejor evitar cambios bruscos de temperatura o puedes ponerle un gorro para salir a la calle. Para comprobar si puede tener tendencia a coger otitis, es aconsejable que se hagan revisiones periódicas anuales y que se acuda a la consulta del especialista en caso de inflamación, dolor o molestia de audición, ya que si no se trata de manera adecuada puede derivar en problemas más graves como la hipoacusia o la otitis media crónica.

Como hemos comentado, los oídos de los niños pequeños son más frágiles y eso implica un cuidado más exhaustivo también a la hora de limpiarlos, por lo que hay que evitar caer en el mito de limpiar los oídos con bastoncillos de algodón y únicamente hacer una limpieza externa de la oreja. Además, si tu hijo es propenso a tener otitis y vais a la piscina, el mejor remedio en el agua son los tampones de baño a medida para evitarla entrada de agua. Recuerda que, ante cualquier síntoma, debes acudir al otorrino para que pueda revisar el oído del niño.

Consejos para los cuidados del oído en personas mayores

En la otra cara de la moneda, las personas mayores también deben intensificar las tareas de cuidados del oído, ya que es normal que con el tiempo la capacidad auditiva se vaya desgastando.

Uno de los mejores cuidados que puedes ofrecerles a tus oídos es que estés atento ante los posibles síntomas de pérdida auditiva que notes en el día a día y que impidan seguir con tu rutina con normalidad, como la dificultad para seguir una conversación por teléfono o en personas cuando estamos en ambientes con ruido. De esta manera se podrá detectar a tiempo la presbiacusia, es decir, lo que conocemos como la disminución gradual de la audición relacionada con la edad.

Para evitar la aparición de la presbiacusia debes seguir los consejos para los cuidados del oído que hemos mencionado anteriormente, pero es especialmente importante que, en la medida de lo posible, no te expongas a ruidos fuertes, ya que precisamente la exposición diaria al ruido está directamente relacionada con el riesgo de sufrir un daño auditivo.

Si también notas que tienes dificultad para identificar sonidos agudos y cada vez te cuesta más concentrarte para seguir una conversación o te falta comprensión en ambientes con bastante gente, puede tratarse de otros síntomas, así que lo más recomendable es que acudas a tu especialista.

Generalmente, no te vas a dar cuenta de que pones la televisión muy alta o que alzas mucho la voz al hablar o que repites mucho las cosas para que te entiendan. Pero si la gente que te rodea te cuenta estos episodios, deberías ir a comprobar el estado de salud de tus oídos y hacerte una revisión auditiva completa.

Pueden parecer gestos insignificantes, pero es importante que prestemos atención para poder tratarlo con la adaptación de los audífonos. Si visitas cualquiera de nuestros centros auditivos Óptica & Audiología Universitaria podremos asesorarte y estudiar tu caso concreto. Si tienes sospechas, puedes hacer este test de audiometría online para comprobar si existen dichos problemas de audición.

Comentarios