3 Síntomas para saber si necesitas graduar de nuevo tus gafas

gafas-mal-graduadas-desenfoque-en-la-vision

Las gafas se convierten en las mejores aliadas para toda persona con problemas de visión. Sin embargo, hay que tener en cuenta que las dioptrías pueden evolucionar y que es posible que pierdas capacidad visual a lo largo del tiempo. A continuación vamos a explicarte cómo saber si tus gafas están bien graduadas y sus síntomas. También te hablamos de las consecuencias que esto puede tener y de por qué es importante revisar la visión periódicamente.

Síntomas de las gafas mal graduadas

Que tus gafas estén mal graduadas puede ser normal, pues esto no siempre se debe a un mal diagnóstico. Es posible que a lo largo del tiempo haya aumentado tu número de dioptrías y las lentes que te iban bien hace un par de años ya no sean suficiente. Te explicamos los síntomas a los que deberías prestar atención.

Si necesitas unas gafas graduadas nuevas, no dudes en visitar nuestro amplio catálogo de gafas graduadas.

Ver gafas graduadas

1. Visión borrosa o desigual

Para estar seguro de que tus gafas están bien graduadas, tienes que fijarte en si la visión es nítida en ambos ojos. Si notas que ves borroso o que ves mejor con un ojo que con otro, te recomendamos que te acerques a alguno de nuestros centros ópticos para solucionar el problema.

2. Dolores de cabeza y mareos

gafas-mal-graduadas-dolor-de-cabeza

Por otro lado, plantéate si la graduación de tus gafas es la apropiada en caso de que notes dolores de cabeza o mareos. Por supuesto, esto podría deberse a algún otro problema de salud. No obstante, es muy posible que sea una consecuencia del cansancio que sufren tus ojos al no contar con unas gafas bien graduadas.

3. Lagrimeo y enrojecimiento

También el lagrimeo al forzar la vista o el enrojecimiento de los ojos denotan un problema en la graduación. Plantéate hacerte una revisión si estos síntomas persisten.

Síntomas de las gafas mal graduadas en niños

En el caso de los niños, es importante tener en consideración si en algún momento se quejan de su vista o de dolor de cabeza. También deberías revisar su graduación si notas que se acercan demasiado a la televisión o a otros objetos. Incluso un rendimiento escolar insuficiente puede ser consecuencia de un problema de visión.

En definitiva, si tus lentes están bien graduadas, deberías ver bien con ambos ojos y no notar ningún tipo de molestia. Lo importante es que acudas a tu óptica en el momento en que notes alguno de estos síntomas. Una vez revisada tu graduación, podrás estar seguro de que llevas unas gafas acorde a lo que necesitas.

Descubre las gafas graduadas especiales para niños de Óptica Universitaria.

Ver gafas graduadas para niños

¿Cuándo hay que someterse a una revisión?

gafas-mal-graduadas-redondas

Puede darse el caso de que el cambio en tu capacidad visual sea más sutil y no se note de una manera tan manifiesta. En ocasiones, incluso es algo que se detecta de manera casual al renovarse el carné de conducir o en ocasiones parecidas.

Sin embargo, si sufres un trastorno visual, sí que te recomendamos que te sometas a revisiones de manera periódica. No hay una norma que indique exactamente cada cuánto es recomendable revisar la vista. Sin embargo, los controles deberían ser más frecuentes para los niños o las personas ancianas. Esto se debe a que se trata de edades en que la tendencia a desarrollar nuevos problemas de visión es más alta.

Aproximadamente, los niños y las personas de edad avanzada deberían revisar su vista cada año. El resto de adultos puede espaciar estos controles a cada dos años o más. Por supuesto, acude cuanto antes a un centro óptico si notas alguna molestia.

Gafas mal graduadas y sus consecuencias

Usar unas gafas mal graduadas no te va a afectar a largo plazo, es decir, no va a provocar que pierdas más capacidad visual de la que perderías en otras circunstancias. Sin embargo, esto cambia cuando nos referimos a los ojos de un niño. El motivo es que se trata de una persona en desarrollo que todavía está aprendiendo a enfocar las distancias. En este último caso, una mala graduación sí que podría acarrear problemas.

Sin embargo, en cualquier caso, unas gafas mal graduadas te van a provocar malestar y no te van a permitir tener una visión tan nítida como la que tendrías si usaras unas lentes adecuadas a tus ojos.

¿Por qué sucede esto? Si tus gafas no se ajustan bien a tus necesidades, tus ojos se verán obligados a hacer un mayor esfuerzo, cosa que te puede llegar a provocar síntomas desagradables. Las consecuencias más comunes son mareos, dolores de cabeza o enrojecimiento de los ojos. Incluso en algunos casos podrías llegar a ver imágenes dobles.

En definitiva, para una persona adulta, unas gafas mal graduadas no van a causar trastornos a largo plazo, pero sí que van a ser detonantes de situaciones de malestar y de una peor visibilidad. Por el contrario, una buena graduación te permitirá aprovechar al máximo tu potencial visual.

Revisa tu vista en nuestros centros ópticos

gafas-mal-graduadas-gafas-a-la-hora-de-leer

Recuerda que en cualquiera de nuestros centros podrás hacerte una revisión para asegurarte del estado de tus ojos. De la mano de los mejores profesionales, nos encargaremos de comprobar que tus gafas estén bien graduadas.

Descubre tu tienda más cercana

Ten siempre en cuenta que el estado de tus ojos no tiene por qué mantenerse siempre en el mismo punto. Por eso, conviene que vayas haciendo controles periódicos.

Comentarios