Pérdida de visión durante el confinamiento

Sin duda alguna, 2020 será recordado por la pandemia del COVID-19 y por cómo el virus ha puesto del revés nuestro modo de vida. A lo largo de los últimos meses, nos hemos acostumbrado a adaptar nuestros hábitos y a incluir nuevas rutinas para protegernos del coronavirus. Sin embargo, es muy fácil pasar por alto algunos de los efectos colaterales que esta peculiar situación ha provocado en la población. ¿Has notado una ligera pérdida de visión tras el confinamiento? ¡No eres la única persona! Desde Óptica & Audiología Universitaria vamos a explicarte las causas que han propiciado el aumento de los problemas de visión a raíz de la cuarentena.

perdida-de-vision-confinamiento-hombre-tumbado-ordenador

¿Cómo ha afectado el confinamiento a la visión?

Durante los meses de confinamiento fue necesario readaptar nuestra rutina permaneciendo en el interior de los hogares el máximo tiempo posible. Este hecho hizo que se produjeran múltiples cambios en el día a día: teletrabajar desde casa, seguir con los estudios a distancia e idear planes indoor para ocupar los momentos de ocio. Todo ello sin olvidar la tan ansiada interacción social, donde las reuniones y encuentros fueron sustituidos por las videollamadas para mantener el contacto con nuestros seres queridos. Sin duda alguna, una larga lista de cambios que también implicó diversas consecuencias en la salud ocular.

Tras la cuarentena y con la reincorporación a la nueva normalidad, está siendo muy habitual la consulta optométrica de muchas personas que han notado una pérdida de visión, especialmente de lejos. Uno de los principales factores que han favorecido la aparición de esta problemática ha sido limitar la visión a distancias medias y cercanas. Nuestros ojos están diseñados para ver de lejos; pasar tanto tiempo en espacios cerrados -y cercanos- ha implicado un esfuerzo extra para los ojos. Una fatiga visual que se ha manifestado especialmente en aquellas personas que ya sufrían de problemas oculares como la miopía o la vista cansada, cuyos efectos se han intensificado durante el confinamiento.

La pérdida de visión y sus causas

perdida-de-vision-confinamiento-mujer-frontandose-ojos-ordenador

Si bien pasar la mayor parte del tiempo en el interior del hogar no resulta saludable para los ojos, también hay que tener en cuenta otros factores en juego. Si eres una de las personas que ha tenido que teletrabajar o estudiar desde casa, seguro que has notado los efectos de estar continuamente expuesto a las pantallas de los ordenadores y de otros dispositivos digitales. Estar limitado al espacio interior disponible y la incapacidad de dar un descanso a los ojos -con un paseo, un trayecto o cualquier actividad de ocio outdoor- ha implicado un mayor sobreesfuerzo para los ojos.

Otro problema adicional ha sido la falta de adaptación de los espacios caseros para poder trabajar o estudiar cómodamente. Durante el encierro ha surgido la necesidad de adaptar los espacios de trabajo para mantener una buena higiene visual, cuidando aspectos como las fuentes de luz natural y la correcta distancia entre ojos-pantalla para evitar la pérdida de visión prematura.

A todo ello hay que sumarle el aumento del tiempo de ocio a través de los dispositivos digitales, lo que conlleva una pérdida rápida de visión. No sólo se ha visto incrementado el tiempo frente al televisor, sino también el uso de móviles, tablets, portátiles y ordenadores, siendo una constante durante prácticamente todo el día. Un conjunto de factores que hace que sea muy fácil entender por qué tantas personas han notado que ven peor tras el confinamiento.

Cuáles son los síntomas de la fatiga visual?

perdida-de-vision-confinamiento-hombre-con-ordenador-noche-reflejo

Si bien las consultas sobre pérdida de la visión han aumentado tras el confinamiento, los síntomas avisando sobre la fatiga visual ya estaban presentes durante el encierro. Conocemos como Síndrome Visual Informático la sobreexposición a los monitores, algo muy habitual en quienes trabajan en oficinas y cuyos efectos se han trasladado al interior de los hogares durante la cuarentena.

Algunos de sus síntomas más habituales -y que denotan agotamiento visual y un abuso de los dispositivos electrónicos- son la sensación de sequedad ocular, así como el picor, la irritación y el enrojecimiento de los ojos. Normalmente, estos síntomas van acompañados de un paulatino aumento de la sensibilidad a la luz, haciendo que cada vez sea más difícil soportar el brillo de las pantallas. Además, también son habituales otros síntomas, como los dolores de cabeza y cervicales, las náuseas y los mareos.

¿Cómo puedo evitar la pérdida de visión?

perdida-de-vision-confinamiento-mujer-ordenador-noche-trabajando

Para evitar la pérdida de visión y paliar los efectos del confinamiento es muy importante reforzar algunos hábitos para cuidar de la salud ocular. Tanto si sufres problemas de visión como si no, es muy importante tener estos consejos en cuenta para mantener a raya la fatiga ocular, y así evitar problemas de visión posteriores.

La regla 20-20-20

Uno de los principales consejos para evitar cansar la vista en exceso es seguir la regla “20-20-20”. Para ello, tan sólo tendrás que asegurarte de realizar una pausa de 20 segundos cada 20 minutos, fijando la vista en un objeto lejano que se encuentre al menos a unos 6 metros (20 pies). De esta manera, proporcionarás pequeños descansos a tus ojos muy útiles para prevenir la fatiga.

Cuidado con el uso de las pantallas

Adaptar tu lugar de trabajo o estudio es clave a la hora de prevenir la pérdida de visión. Para ello, asegúrate que tu ordenador se encuentra cerca de una fuente de luz natural, evitando los brillos artificiales. Eso sí, evita que la luz incida directamente sobre la pantalla para evitar reflejos molestos. Resulta mucho mejor si la luz proviene de una fuente lateral. Además de regular el brillo y el contraste de la pantalla de tu ordenador, también te resultará muy útil contar con gafas con filtros antireflejantes con filtro de luz azul, atenuarás la cantidad de luz azul (la que desprenden las pantallas y dispositivos electrónicos), evitando en gran medida la sensación de cansancio ocular.

En cuanto a la posición, trata de colocar la pantalla a una distancia cómoda para tus ojos: esto sirve tanto para monitores como para pantallas de móviles o para televisores. ¡No te coloques demasiado cerca o añadirás fatiga innecesaria a tu vista! Por ejemplo, la pantalla de tu PC debería estar a unos 60 cm de tus ojos, mientras que tu móvil no debería estar a menos de 40 cm. En el caso de los televisores, todo dependerá de sus dimensiones, aunque lo aconsejable es situarlo al menos a 2 metros de distancia.

Hidrata tus ojos

La hidratación resulta esencial para evitar algunas de las principales molestias de la fatiga visual. Una forma muy efectiva para mantener tus ojos hidratados es parpadear de forma regular. Si bien este proceso se suele realizar de forma automática, puedes tratar de parpadear cada ciertos segundos para evitar la sequedad ocular.

Las lágrimas artificiales y los baños oculares son muy útiles a la hora de proporcionar un extra de hidratación para tus ojos y así aliviar la sensación de irritación o de sequedad. Podrás encontrar estos productos en Óptica & Audiología Universitaria, disponibles en diferentes formatos -envase único o envase monodosis– según te resulte más cómodo y práctico. Recuerda que puedes navegar por nuestra tienda online o visitar cualquiera de nuestras tiendas físicas, donde contamos con las medidas de seguridad y prevención contra el corona-virus para asegurar tu tranquilidad y salud.

Comentarios